Archivo de la etiqueta: psicoterapia

¿Qué es la parálisis del sueño?

Durante el sueño pasamos por varias fases. La fase 1 y la fase 2, denominadas de sueño ligero, la fase 3 y la fase 4, de sueño profundo, y la fase REM. Durante la fase REM nuestro cuerpo esta inmóvil, lo que se denomina atonía muscular, a excepción de nuestros ojos, los cuales realizan movimientos muy rápidos, de ahí el nombre de esta fase: Rapid Eyes Movement (movimiento rápido de los ojos). Probablemente nuestro cuerpo permanece inmóvil para evitar que reaccionemos corporalmente ante lo que estamos soñando, es decir, es una medida de protección.

A veces cuando despertamos en fase REM, esta atonía muscular continúa, ya que no ha habido tiempo suficiente de procesar que ya estamos despiertos. Por lo tanto, nos encontramos despiertos pero sin poder movernos. Esto es lo que se denomina parálisis del sueño. Esta condición no suele durar mucho tiempo (dos-tres minutos) pero puede ser vivida con angustia por la persona que lo experimenta. Esta parálisis no afecta a funciones vitales como la respiración. Aunque a veces se puede tener sensación de asfixia, esta es consecuencia de no tener el control sobre tus movimientos.

Ahora bien durante la parálisis del sueño, en algunos casos, también pueden producirse alucinaciones. Lo cual hace que esta sea una situación aún más desagradable, si bien suele ser menos frecuente este tipo. Hay dos clases de alucinaciones relacionadas con el sueño: las alucinaciones hipnagógicas y las hipnopómpicas. Las primeras son las que se producen entre la vigilia y el sueño, es decir, cuando estamos quedándonos dormidos. El segundo tipo es el que se produce entre el sueño y la vigilia, es decir, cuando estamos despertándonos.

Estas alucinaciones no suponen ningún tipo de trastorno grave. Cuando se dan en la parálisis del sueño, suelen producir sensación subjetiva de que presencias extrañas o amenazantes están acechando. La parálisis del sueño con alucinaciones dura más tiempo, puede llegar a durar hasta ocho minutos.

Aunque la parálisis del sueño puede darse en cualquier persona en algún momento de su vida,  hay factores que aumentan su probabilidad. Se suele dar con más frecuencia en pacientes con narcolepsia. Puede estar relacionado con la apnea del sueño. También es más probable que aparezca en personas con un horario irregular de sueño, en periodos de estrés.

Muchas veces el hecho de saber porqué ocurre ayuda a sobrellevar estas situaciones. Si alguna vez lo experimentas intenta no asustarte y tener claro que no corres ningún tipo de peligro. Es como si estuvieras teniendo una pesadilla, pero con los ojos abiertos, y como tal, acabará.

Nazaret García del Río. Psicóloga clínica y educativa.

COMO MEJORAR LA CALIDAD DEL SUEÑO

Hoy en día hay muchos factores que influyen en nuestra calidad y cantidad de sueño diario. Entre otros factores podemos incluir el llevar un ritmo de vida ajetreado, cambios horarios, estrés, preocupaciones, una mala alimentación, sedentarismo, etc.

Si bien es cierto que existen factores externos a nosotros que no podemos controlar, también hay factores que dependen de nosotros y que nos pueden ayudar regular y mejorar el sueño.

Debemos de tener en cuenta que no todas las personas necesitan las mismas horas de sueño. Si bien siempre hemos oído que debemos dormir 8 horas, hay personas que durmiendo menos están bien a lo largo del día y no tienen somnolencia, y hay otras personas que necesitan dormir más horas. También las condiciones van a cambiar en función de la edad, durante la etapa de crecimiento se necesita dormir más y en la adultez el sueño suele ser más ligero.

 Existen una serie de medidas, que se denominan pautas de higiene del sueño, que no solo mejoran la calidad del sueño sino que también ayudan a prevenir trastornos en el sueño. Dichas pautas son:

En cuanto a si es bueno echarse la siesta o no, esta nunca debe superar los 20-30 minutos y nunca debe echarse después de haber transcurrido 12 horas desde el sueño nocturno.

Intentar mantener en la medida de lo posible un horario fijo de acostarse y levantarse. Lo ideal sería que lo mantuviéramos también en vacaciones y los fines de semana.

La cama debe usarse solo para dormir. Intentar no hacer otras actividades como ver la televisión, comer, leer, etc. en la cama.

Dormir con una temperatura agradable y con la mínima luz posible. Hay gente que tiene la costumbre de dormirse con la televisión encendida lo cual es algo que no debe hacerse por varios motivos. La luz de la televisión no nos permite descansas adecuadamente y estamos creando una dependencia de la televisión para conciliar el sueño.

Evitar consumir sustancias excitantes antes de dormir como por ejemplo café, té, nicotina, coca-cola, etc.

Procurar realizar cenas ligeras y esperar dos horas antes de acostarnos. Tomar infusiones o leche también ayuda a conciliar el sueño. Evitar cenas pesadas.

Realizar un rutina antes de irse a dormir que inclusa conductas relajantes y que nos vaya preparando para el momento de acostarnos. Ejemplo: ducha relajante, lavarse los dientes, ponerse el pijama etc.

Realizar ejercicio diario moderado, al menos una hora al día, al menos 3 horas antes de irse a dormir ya que activa el organismo.

Evitar realizar tareas que impliquen una actividad mental justo antes de irse a dormir.

Limitar el consumo de líquidos por las tardes, si la frecuencia urinaria es un problema.

Nazaret García del Río Psicóloga clínica y educativa.

La trampa en el juego patológico

El juego patológico es un trastorno que con frecuencia pasa desapercibido porque la persona que lo sufre tiende a ocultarlo. No todas las personas que juegan tienen problemas, de hecho menos del 10% de adultos jugadores desarrollan el trastorno. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatras (DSM-5) el trastorno de juego patológico es definido como un comportamiento de juego persistente y recurrente que se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Preocupación por el juego.ludopatia
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero.
  • Fracaso repetido en los esfuerzos para dejar de jugar.
  • Irritabilidad cuando intenta detener el juego.
  • Utiliza el juego para escapar de los problemas.
  • Después de perder dinero vuelve a jugar para intentar recuperarlo.
  • Miente para ocultar el problema.
  • Ha perdido relaciones personales, de trabajo o educativas u oportunidades laborales por el juego.
  • Confía en que los demás le proporcionen dinero para aliviar su situación financiera.

El número de jóvenes afectados por el juego patológico está aumentando. El elevado crecimiento de la industria del juego quizás ha sido el causante de este aumento. Un estudio epidemiológico, el Estudio sobre el Impacto y la Conducta del Juego Patológico, realizado en 1999, reveló que aproximadamente 2.5 millones de adultos son jugadores patológicos y que los hombres tienen más probabilidad que las mujeres de ser jugadores patológicos.

Aunque no todos los jugadores patológicos presentan las mismas características hay factores de riesgo para desarrollarlo:

  • Ser varón joven entre 14 y 18 años.
  • Ser adulto con enfermedad mental.
  • Consumir drogas.
  • Tener antecedentes familiares de juego patológico.
  • Haber sufrido maltrato en la infancia.
  • Tener un estatus socio-económico bajo.
  • Haber sido testigo o víctima de alguna agresión física.

Respecto al origen del juego patológico, los genes son una causa importante del desarrollo de este trastorno tanto en hombres como en mujeres. Un estudio que se llevó a cabo con la participación de 867 pares de gemelos monocigóticos (se desarrollan a partir de un único óvulo, comparten carga genética) y 1008 pares de gemelos dicigóticos (se desarrollan a partir de óvulos diferentes) reveló que la influencia genética explicaba el 49% de los casos y que no había evidencias de diferencias entre sexos.

Actualmente existen diversos tratamientos del juego patológico aunque hay pocos estudios al respecto. La psicoterapia ha demostrado efectos positivos significativos a corto y largo plazo. La Terapia Cognitiva ayuda a los jugadores a superar los pensamientos irracionales sobre la posibilidad de controlar los resultados del juego mediante conductas supersticiosas. La Terapia Conductual considera el juego patológico como una conducta aprendida y trabaja con técnicas de exposición controlada a la situación de juego y aprendizaje de técnicas de relajación. La Terapia Cognitivo Conductual combina los elementos de las dos terapias anteriormente explicadas.

 

Si quieres más información sobre el juego patológico o estás interesado en empezar un tratamiento contacta a través del formulario:

Aprende a terminar con los incómodos pensamientos negativos.

En el artículo anterior hablaba sobre cómo identificar los pensamientos negativos ¿Cómo identifico los pensamientos negativos? . Una vez aprendido como identificarlos, podemos pasar a modificarlos y disminuir su frecuencia de aparición. Como vimos, las distorsiones cognitivas son pensamientos  ilógicos, catastróficos, poco precisos, rígidos y negativos, en contraposición con los pensamientos racionales.

En estos casos, hay que intentar racionalizar, es decir, cuestionar nuestros pensamientos  o ponerlos en duda y ver si existen otras posibilidades más razonables, más realistas, o más respaldadas por los hechos concretos o la evidencia.  Aunque existen otras técnicas para disminuir la aparición de los pensamientos negativos (por ejemplo: parada de pensamiento, distracción en imágenes…), en este artículo nos centraremos en la modificación de las distorsiones cognitivas.

Basándonos en la Terapia Cognitivo Conductual, los autorregistros son una herramienta muy útil en este tipo de problemas. En él iremos tomando nota de los siguientes aspectos:

  • Situaciones en las que aparecen los pensamientos negativos: esto nos ayuda a detectar si hay alguna situación concreta o algún estímulo concreto que nos los está provocando. Algunas preguntas que se resuelven en este apartado y nos proporcionan información valiosa son las siguientes: ¿suelen aparecer siempre en las mismas situaciones?, ¿cómo estoy anímicamente cuando aparecen?, ¿suelen aparecer en el mismo momento del día?

pensam negativos stop

  • El tipo de pensamiento negativo: ya vimos los tipos de pensamientos negativos que existían y algunas preguntas que os pueden ayudar a identificarlos son: ¿es un pensamiento realista?, ¿es catastrofista o exagerado?
  • La emoción que nos genera: estos pensamientos siempre generan emociones negativas y preocupación.
  • El pensamiento alternativo que generamos: aquí intentamos reemplazar el pensamiento negativo por otro más adaptativo y realista. Algunas preguntas que os pueden ayudar a generar pensamientos alternativos son: ¿existen otras interpretaciones más realistas, simples o lógicas?, ¿existen alternativas menos extremistas o absolutistas?
  • La emoción que nos genera este nuevo pensamiento: si conseguimos elaborar un pensamiento alternativo realista normalmente veremos cómo nos sentimos mejor y la emoción negativa desaparece.

Debemos tener en cuenta que aunque nosotros no controlamos el tipo de pensamiento que tenemos sí que tenemos el control de lo que hacemos con ellos. Por este motivo es importante intentar modificarlos cada vez que los detectamos. A medida que practiquemos la racionalización de los pensamientos veremos que cada vez será más natural su modificación a la vez que se irá produciendo una disminución en la aparición de los mismos. Pensamos sobre lo que nos preocupa y una vez que sepamos cambiar esos pensamientos cada vez nos preocuparan menos y, por lo tanto, la frecuencia de su aparición irá disminuyendo.

Nazaret García del Río. Psicóloga clínica y educativa.

 

Servicios de Psicología

Terapia individual integradora con base Cognitivo-Conductual orientada a problemas de depresión, ansiedad, fobias, estrés, trastornos obsesivos, hipocondría, trastornos de la personalidad, inestabilidad emocional, dependencia emocional, ruptura sentimental, dificultades en las relaciones sociales, mejora de la autoestima y crecimiento personal. Partimos de la identificación del problema y aceptación de la existencia del mismo, teniendo en cuenta que el fin último es el logro del bienestar. Marcamos objetivos que iremos alcanzando progresivamente mediante la compresión de la relación existente entre pensamiento-emoción-conducta. Trabajamos en la identificación y modificación de creencias nucleares y de pensamientos negativos, llevamos a cabo cambios conductuales orientados al logro del bienestar mediante técnicas específicas. Paralelamente trabajamos en la identificación y potenciación de los aspectos positivos y fortalezas personales.

Terapia Cognitivo-Conductual orientada a problemas de insomnio: pautas de higiene del sueño para la mejora de la calidad y cantidad del sueño. Técnicas de relajación y otras técnicas cognitivas y conductuales para el logro de los objetivos.

Terapia infanto-juvenil orientada a problemas de conducta mediante el uso de técnicas de modificación de conducta basadas en la psicología del aprendizaje y pautas educativas para los padres basadas en la disciplina positiva. El objetivo es el desarrollo adaptativo y el bienestar del niño o adolescente fomentando la comunicación asertiva, la identificación y manejo de las emociones.

Apoyo psicopedagógico, orientación académica y laboral orientada a personas con problemas de estudio, desmotivación, indecisión o preocupación con respecto al futuro académico o laboral.

Terapia de pareja y sexual:  mediante la identificación de las áreas problemáticas, así como de los factores que han originado los problemas y que los mantienen. Se potencian los aspectos positivos y fortalezas de la pareja mientras trabajamos en la mejora de la comunicación y realizamos cambios conductuales, así como modificación de creencias, a través de técnicas específicas, con el fin de lograr los objetivos identificados y acordados en la terapia.

Terapia familiar: mediante la identificación de las áreas problemáticas, así como de los factores que han originado los problemas y que los mantienen. Se potencian los aspectos positivos y fortalezas de cada miembro, así como del sistema que forman como conjunto.  Paralelamente, trabajamos la mejora de la comunicación y realizamos cambios conductuales, así como modificación de creencias, a través de técnicas específicas, con el fin de lograr los objetivos identificados y acordados en la terapia.

Intervención Psicológica con EMDR: técnica integradora que trabaja a nivel cognitivo, emocional y sensorial, utilizada ante acontecimientos vitales que desbordan las posibilidades de entender y asimilar cognitiva y emocionalmente la experiencia, pudiendo alterar la percepción de sí mismo, de la afectividad y del mundo. Trabaja mediante la estimulación bilateral del cerebro, pudiendo acceder a los recuerdos clave para permitir la conexión entre la conciencia y el punto donde la información se almacenó disfuncionalmente. El resultado es una reintegración del recuerdo que nos permite seguir adelante eliminando el malestar que este recuerdo genera.

Terapia de Aceptación y Compromiso: mediante la aceptación del problema y compromiso con nuevos valores que nos permitan alcanzar nuestro objetivo, evitando así que el problema nos impida seguir avanzando.

Consulta situada en Madrid centro. También hay posibilidad de realizar la atención psicológica  online por video-llamda.

Nivel alto de Inglés: atención a pacientes de lengua extranjera en inglés.

Para contactar deje sus datos y recibirá una respuesta en el menor tiempo posible: