La trampa en el juego patológico

El juego patológico es un trastorno que con frecuencia pasa desapercibido porque la persona que lo sufre tiende a ocultarlo. No todas las personas que juegan tienen problemas, de hecho menos del 10% de adultos jugadores desarrollan el trastorno. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatras (DSM-5) el trastorno de juego patológico es definido como un comportamiento de juego persistente y recurrente que se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Preocupación por el juego.ludopatia
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero.
  • Fracaso repetido en los esfuerzos para dejar de jugar.
  • Irritabilidad cuando intenta detener el juego.
  • Utiliza el juego para escapar de los problemas.
  • Después de perder dinero vuelve a jugar para intentar recuperarlo.
  • Miente para ocultar el problema.
  • Ha perdido relaciones personales, de trabajo o educativas u oportunidades laborales por el juego.
  • Confía en que los demás le proporcionen dinero para aliviar su situación financiera.

El número de jóvenes afectados por el juego patológico está aumentando. El elevado crecimiento de la industria del juego quizás ha sido el causante de este aumento. Un estudio epidemiológico, el Estudio sobre el Impacto y la Conducta del Juego Patológico, realizado en 1999, reveló que aproximadamente 2.5 millones de adultos son jugadores patológicos y que los hombres tienen más probabilidad que las mujeres de ser jugadores patológicos.

Aunque no todos los jugadores patológicos presentan las mismas características hay factores de riesgo para desarrollarlo:

  • Ser varón joven entre 14 y 18 años.
  • Ser adulto con enfermedad mental.
  • Consumir drogas.
  • Tener antecedentes familiares de juego patológico.
  • Haber sufrido maltrato en la infancia.
  • Tener un estatus socio-económico bajo.
  • Haber sido testigo o víctima de alguna agresión física.

Respecto al origen del juego patológico, los genes son una causa importante del desarrollo de este trastorno tanto en hombres como en mujeres. Un estudio que se llevó a cabo con la participación de 867 pares de gemelos monocigóticos (se desarrollan a partir de un único óvulo, comparten carga genética) y 1008 pares de gemelos dicigóticos (se desarrollan a partir de óvulos diferentes) reveló que la influencia genética explicaba el 49% de los casos y que no había evidencias de diferencias entre sexos.

Actualmente existen diversos tratamientos del juego patológico aunque hay pocos estudios al respecto. La psicoterapia ha demostrado efectos positivos significativos a corto y largo plazo. La Terapia Cognitiva ayuda a los jugadores a superar los pensamientos irracionales sobre la posibilidad de controlar los resultados del juego mediante conductas supersticiosas. La Terapia Conductual considera el juego patológico como una conducta aprendida y trabaja con técnicas de exposición controlada a la situación de juego y aprendizaje de técnicas de relajación. La Terapia Cognitivo Conductual combina los elementos de las dos terapias anteriormente explicadas.

 

Si quieres más información sobre el juego patológico o estás interesado en empezar un tratamiento contacta a través del formulario:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s