¿Cómo diferenciar TDAH de lo que no lo es?

Hoy en día cada vez es más frecuente escuchar la etiqueta de niño hiperactivo y con déficit de atención y son más los niños diagnosticados con TDAH. Es importante tener claro cuales son las conducto en los niños que nos pueden alertar de la existencia de un posible TDAH, y siempre tener el diagnóstico de un profesional, psicólogo o psiquiatra, que verifique tras la correspondiente evaluación, que se trata de un caso de TDAH.

A continuación expongo los criterios que considera el DSM 5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría) como necesarios para realizar el diagnóstico. Hay que tener en cuenta que ha habia modificaciones con respecto al DSM IV.

A- Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por (1) y/o (2):

1. Inatención

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

a. Con frecuencia falla en prestar la debida atención a los detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (por ejemplo, se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión).

b. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (por ejemplo, tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o lectura prolongada).

c. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla directamente (por ejemplo, parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).

d. Con frecuencia  no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (por ejemplo, inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad).

e. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades (por ejemplo, dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).

f.  Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (por ejemplo tareas escolares o quehaceres domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos).

g. Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o actividades (por ejemplo, materiales escolares, lápices, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles de trabajo, gafas, móvil).

h. Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos (para adolescentes mayores y adultos, puede incluir pensamientos no relacionados).

i. Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (por ejemplo, hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas).

2. Hiperactividad e Impulsividad

Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales:

NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas.

a. Con frecuencia juguetea o golpea con las manos o los pies o se retuerce en el asiento.

b. Con frecuencia se levanta en situaciones en que se espera que permanezca sentado (por ejemplo, se levanta en clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, en situaciones que requieren mantenerse en su lugar.

c. Con frecuencia corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado. (Nota: En adolescentes o adultos, puede limitarse a estar inquieto.).

d. Con frecuencia es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente en actividades recreativas.

e. Con frecuencia está “ocupado”, actuando como si “lo impulsara un motor” (por ejemplo, es incapaz de estar o se siente incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado, como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos).

f. Con frecuencia habla excesivamente.

g. Con frecuencia responde inesperadamente o antes de que se haya concluido una pregunta (por ejemplo, termina las frases de otros; no respeta el turno de conversación).

h. Con frecuencia le es difícil esperar su turno (por ejemplo, mientras espera una cola).

i. Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye con otros (por ejemplo, se mete en las conversaciones, juegos o actividades; puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos, puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen los otros).

 

B- Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban presentes antes de los 12 años.

C- Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están presentes en dos o más contextos (por ejemplo, en casa, en el colegio o el trabajo; con los amigos o familiares; en otras actividades).

D- Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos.

E- Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias).

En función de los resultados se podrán clasificar las siguientes presentaciones:

Presentación combinada: Si se cumplen el Criterio A1 (inatención) y el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.

Presentación predominante con falta de atención: Si se cumple el Criterio A1 pero no se cumple el criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses.

Presentación predominante hiperactiva/impulsiva: Si se cumple el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) y no se cumple el Criterio A1 (inatención) durante los últimos 6 meses.

Servicios de Psicología

Atención psicológica basada en la orientación Cognitivo-conductual en combinación con técnicas de otras orientaciones.Realización de evaluación e intervención personalizada en función de las demandas del paciente. A partir de una escucha activa, enseño una serie de técnicas psicológicas probadas científicamente, con las que obtendrás las herramientas necesarias para lograr con éxito tus objetivos. Trabajaremos juntos en modificar pensamientos, esquemas o conductas y en fortalecer tus recursos personales.

Servicios que ofrezco:

  • Terapia individual, familiar y grupal.
  • Niños, adolescentes y adultos.
  • Terapia de pareja.
  • Apoyo psicopedagógico ante dificultades de rendimiento en el trabajo o en los estudios.
  • Sesiones de seguimiento para mantenimiento de resultados.
  • Apoyo psicopedagógico ante dificultades de rendimiento en el trabajo o en los estudios

Evaluación, diagnóstico y tratamientos para:

Trastornos de ansiedad, fobias, ataque de pánico, hipocondría.
Fobia social, baja autoestima.
Depresión.
Obsesiones
Trastornos de la personalidad.
Disfunciones sexuales
Conflictos de pareja y familia
Alteraciones en el sueño
Enfermedades psicosomáticas
Adicciones, ludopatía ,cleptomanía…….
Problemas severos de la afectividad ,pensamiento y conducta: Trastorno bipolar, Esquizofrenia, Paranoia…
Problemas de la infancia y la adolescencia: Conductas disruptivas, Dificultades de aprendizaje…

Consulta situada en Madrid centro. También hay posibilidad de realizar la atención psicológica por videoconferencia y a domcilio. Manejo del Inglés y Lengua de signos española

Para contactar deje sus datos y recibirá una respuesta en el menor tiempo posible:

 

 

 

 

El verano es un buen momento para cambios.

¿Llevas un tiempo pensando que necesitas un cambio?

En el verano estamos más relajados y tenemos y más tiempo libre, Es un momento ideal para empezar una terapia, cambiar lo que nos genera malestar, dar un paso hacia adelante, sacar el máximo de cada día y ser la persona que quieres ser.

¿Sabes que necesitas un cambio pero no sabes como hacerlo o por donde empezar?

Ponte en contacto conmigo y juntos emprenderemos el camino para llegar a las metas que deseas lograr. Recargaremos energías para volver a coger el ritmo después del verano.

tarjeta psicologia

¿CUANDO TERMINAR CON UNA RELACIÓN?

¿Cuando terminar con una relación? Es una pregunta que mucha gente se hace y que visto desde fuera parece fácil de contestar pero cuando te encuentras en esa tesitura puede volverse un auténtico enigma.

Cuando conocemos a una persona y comenzamos una relación, nos vamos dando cuenta de que no todo nos gusta de esa persona hay cosas que no nos gustan o con las que discrepamos, así como vamos aprendiendo a convivir con ellas. Pero que asumamos que no todo nos gusta no quiere decir que tengamos que aguantar de todo.

Corazon roto

Una relación se basa en un intercambio de refuerzos positivos, lo que implica a los dos miembros de la pareja. Cuando los refuerzos solo provienen de uno de los miembros deja de existir un intercambio, ya no es un refuerzo bidireccional y pasa a ser unidireccional. Esto produce malestar en el miembro que no recibe ningún tipo de refuerzo y muchas veces le lleva a aumentar la frecuencia e intensidad de los refuerzos positivos en un intento de lograr que su pareja le corresponda. A largo plazo y si la situación no cambia, esto produce tristeza y disminución de autoestima en el miembro que no recibe refuerzo. Llegados a este punto, ¿qué debemos hacer?

La comunicación es básica, en mi opinión, lo primero que se debe hacer es hablar con el otro miembro y contarle como te sientes y lo que te gustaría que hiciera o dejara de hacer. También es bueno preguntar como se siente, si está conforme y si hay algún motivo para su actitud, en definitiva empatizar, intentar comprenderle. Como he dicho la comunicación es básica, pero no podemos pasarnos la vida repitiendo lo mismo mil veces y sin lograr ningún cambio. Así que cuando las palabras no funcionan pasamos a la acción.

Y este es el momento en que debemos decidir si seguir o no. Como se suele decir: “cada persona es un mundo”. Hay gente con más paciencia, más pasiva, dependiente o miedosa, también hay personas muy decididas y que no dudan etc. Por lo que el tiempo que pasa desde que piensas en terminar la relación hasta que pasas a la acción es variable, depende de cada persona, pero lo importante es que ese momento llegue.

Una pareja debe ser una fuente de felicidad, apoyo y placer, no un sufrimiento continuo ni un mar de dudas. Muchas veces nos da miedo “soltar” lo que tenemos porque no sabemos con que llenar ese vacío que se queda, pero debemos tener en cuenta que es mejor tolerar ese vacío que tarde o temprano se acabará llenando, que seguir conviviendo con la tristeza y el sufrimiento.

Si alguien te hace sentir mal o no te corresponde como es debido, ese alguien no es lo que te mereces. Una persona que un día te quiere, otro te odia, otro le eres indiferente… por mucho que intentes comprenderlo no hay justificación para ese comportamiento, esa persona no te podrá dar la estabilidad que conlleva el termino “pareja”. Lo único que conseguirá será hacerte sentir indefensión ya que llegará un punto en el que no sepas como actuar, ya que cada día se comporta de un modo distinto.

Todos sabemos lo damos y aportamos en una relación, pero muchas veces nos implicamos tanto en ella, en dar lo mejor de nosotros, en agradar a la otra persona, que se nos olvida lo que valemos y lo que merecemos. Y si alguien no es capaz de ver lo que valemos, todo lo que damos y correspondernos como tal, entonces ese alguien simplemente no es la persona que merecemos.

Trucos para lograr nuestros propósitos de año nuevo.

Estando ya muy cerca de terminar el año, empezamos a hacer balance de todo lo ocurrido, de lo positivo y de lo negativo. Pensamos en los objetivos y metas que nos propusimos a principios de año y el grado de logro y satisfacción respecto a ellos. A partir de esto empieza a surgir de nuevo la necesidad de establecer unos nuevos propósitos para el año nuevo.

Si nos paramos a pensarlo veremos que casi todos los años nos marcamos los mismos propósitos o parecidos  y en un alto porcentaje sin tener el éxito que esperábamos. Todos conocemos los clásicos como dejar de fumar, perder peso, hacer ejercicio etc. Estos son propósitos muy válidos pero no los conseguiremos mantener en el tiempo si no los alcanzamos de la manera adecuada.

Aquí os propongo algunos consejos, 6 puntos básicos, para evitar los errores que solemos cometer a la hora de establecernos unas metas u objetivos:

  1. Cuando nos marcamos una meta o un objetivo debemos de subdividirlo en “submetas” (pequeñas metas relacionadas con nuestra meta final que nos acercan a ésta, similar a un proceso de moldeamiento), que debemos ir cumpliendo antes de llegar a nuestra meta. Así nos aseguraremos de que estamos siendo conscientes de nuestro proceso y de que estamos asimilando los cambios y para ello cuanto menos bruscos sean mejor. Esto facilitará lograr lo que queremos y que nuestro cambio sea más duradero.
  1. Debemos establecer objetivos a corto plazo. Un error que solemos cometer es establecer objetivos a largo plazo. Esto nos genera más agobio y ansiedad, por lo que es mejor poner objetivos a corto plazo y una vez que los conseguimos ir proponiendo otros.
  1. El Refuerzo positivo. Al igual que nos castigamos cuando no logramos lo que queremos, es muy importante reforzarnos casa pequeño logro que nos acerque un poco más a nuestro objetivo. Esto hará que nuestra motivación aumente.
  1. Está claro que el compromiso lo tenemos que establecer con nosotros mismos, pero también es conveniente establecer un compromiso externo, esto es, con tu psicólogo o con alguna persona importante para ti. El motivo es que cuando establecemos un compromiso externo nos sentimos más motivados no sólo por no decepcionarnos a nosotros mismos, sino también por no decepcionar a esa persona. También es importante para obtener refuerzo ante los avances y compartirlos con alguien.
  1. Objetivos realistas. Tenemos que plantearnos objetivos que estén dentro de nuestro alcance y que sepamos que podemos lograrlos aunque suponga un esfuerzo. Para este punto también es importante el compromiso externo, para tener alguien con quien consensuarlo. No debemos establecer los objetivos un día que estemos excesivamente contentos o tristes, porque en esos momentos aumenta la probabilidad de establecer objetivos no realistas.
  1. Constancia. Esta es una palabra clave a la hora no solo de lograr nuestro propósito si no de mantenerlo. Normalmente lo más difícil no es lograr nuestro objetivo, sino hacer que dure en el tiempo, incorporarlo a nuestra forma de vida. Por ello debemos de ser conscientes de que las cosas no tienen porque salir bien a la primera y no debemos rendirnos. Tenemos que aumentar nuestra tolerancia a la frustración; o dicho de otra manera: “siete veces me caigo, ocho me levanto” (proverbio chino).